Morrie

Morrie es un profesor que muere de ELA. Nunca predicó sobre superación personal pero su muerte fue la mejor de sus clases. Pienso que si nos respondemos las siguientes preguntas que le hizo a Mitch Albom nuestra vida sería mucho más sencilla: ¿has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón?, ¿estás aportando algo a tu comunidad?, ¿estás en paz contigo mismo?, ¿estás procurando ser tan humano como te sea posible?...

viernes, 12 de febrero de 2010

1a parte de Martes con mi viejo profesor

Martes con mi viejo profesor
Cuando acabó, todos le aplaudieron. Podría haber permanecido para siempre en aquel momento.
¿No debería detenerse el mundo? ¿Es que no saben lo que me pasa?
Esclerosis lateral amiotrófica: ELA
¿Voy a consumirme y a desaparecer, o voy a sacar el mejor provecho posible del tiempo que me queda?
No estaba dispuesta a avergonzarse de moir.
… haría de la muerte su proyecto final.
Las sociedades han temido a la muerte sin conocerla, sin comprenderla.
“Funeral en vida”
Descubrí que yo no le interesaba tanto al mundo.
Fracasaba por primera vez en mi vida.
Después del funeral, mi vida cambió. De pronto me pareció que el tiempo era precioso, como agua que se perdía por un desague abierto y que toda la prisa con que yo me moviera era poca.
… que se las arreglaba para amarme a pesar de mi agenda y de mis constantes ausencias.
Me sumergí en los éxitos: porque creía que los éxitos me permitirían controlar las cosas, me permitirían apuntar al máximo hasta el último fragmento de felicidad antes de morir.
Pero se negaba a deprimirse.
Se había convertido en un pararayos de ideas.
“Acepto lo que eres capaz de hacer y lo que no eres capaz de hacer”.
“Acepta lo pasado como pasado, sin negarlo ni descartarlo”.
“Aprende a perdonarte a ti mismo y a perdonar a los demás”.
“No des por supuesto que es demasiado tarde para comprometerte”
Cuéntame de algo que esté cercano a tu corazón.
La muerte no debe ser una vergüenza; no estaba dispuesta a maquillarla.
Iba a vivir con dignidad, con valor, con humor, con compostura.
Apuesto conmigo mismo a que lo seré.
Desde que lo conozco, he tenido 2 deseos irresistibles: abrazarlo y darle una servilleta.
Estoy haciendo el último gran viaje y la gente quiere que les diga que equipaje deben preparar.
Me había dejado arrastrar demasiado por el canto de sirena de mi propia vida. Estaba ocupado.
¿Has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón? ¿estás aportando algo a tu comunidad? ¿estás en paz contigo mismo? ¿estás procurando ser tan humano como te sea posible? ¿qué me ha pasado?
Mantenía ocupados mis días, pero seguí insatisfecho durante buena parte del tiempo.
Morirse es sólo uno de las cosas que nos entristecen… vivir felices es otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada