Morrie

Morrie es un profesor que muere de ELA. Nunca predicó sobre superación personal pero su muerte fue la mejor de sus clases. Pienso que si nos respondemos las siguientes preguntas que le hizo a Mitch Albom nuestra vida sería mucho más sencilla: ¿has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón?, ¿estás aportando algo a tu comunidad?, ¿estás en paz contigo mismo?, ¿estás procurando ser tan humano como te sea posible?...

viernes, 12 de febrero de 2010

3a parte Martes con mi viejo Profesor

¿Estoy siendo la persona que quiero ser?
… cuando aprendes a morir, aprendes a vivir.
El menor contacto humano le producía una alegría inmediata.
Yo aprecio esa ventana más que tú.
“Espero que pueda encontrar el poder sanador del dolor por la pérdida”.
“Yo también podría hacer eso”
Si no tienes el apoyo, el amor, el cariño la dedicación que te ofrece una familia, no tienes ran cosa.
“Amarse los unos a los otros o morir” Auden.
Sin amor, somos pájaros con las alas rotas.
Familia: hacer saber a los demás que alguien esta velando por ellos.
La creación de una familia; una de las cosas que uno quiere hacer bien ates de que sea demasiado tarde.
Si quieres tener la experiencia de ser completo responsable de otro ser humano y de aprender a amar y a estrechar lazos de la manera más profunda entonces deber tener hijos.
¿Sabes lo que dicen los budistas? No te aferres a las cosas porque nada es permanente.
Abre la llave. Lávate con la emoción. No te hará daño. Sólo puede ayudarte.
Descubrió que lo que más quería ella era lo mismo que quieren muchas personas que alguien advierta su presencia.
Y muchos de aquellos pacientes eran gente acomodada, de familias ricas, pero su riqueza no les servía para conseguir la felicidad ni la satisfacción.
Preferían los debates a las conferencias, la experiencia a la teoría.
Morrie conoció la realidad. Sabía cuál era el meollo del problema: que unos seres humanos querían sentir que tenían importancia.
¿Cuánto dinero ganaron más tarde sus alumnos?... le llamaban, le escribían. Hacían viajes de centenares de km en coche para dedicarle una vista, una palabra, una sonrisa.
Todos anhelamos de algún modo volver a aquellos días en que nos cuidaba por completo, con amor incondicional, con atención incondicional. La mayoría no nos cansábamos nunca. Sé que yo no me cansaba.
Y además de todas las tristezas, los jóvenes no so sabios. Tienen un entendimiento de la vida muy limitado.
¿Quién quiere vivir todos los días cuando no sabe lo que está pasado?
Cuando creces, aprendes más.
Si has encontrado un sentido a tu vida, no quieres volver atrás. Quieres seguir adelante . quieres ver más, hacer más.
Tienes que encontrar lo que hay de bueno, de verdadero y de hermoso en tu vida tal como es ahora.
Depositamos nuestros valores en cosas erróneas. Y eso nos conduce a vivir unas vidas muy desilusionadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada