Morrie

Morrie es un profesor que muere de ELA. Nunca predicó sobre superación personal pero su muerte fue la mejor de sus clases. Pienso que si nos respondemos las siguientes preguntas que le hizo a Mitch Albom nuestra vida sería mucho más sencilla: ¿has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón?, ¿estás aportando algo a tu comunidad?, ¿estás en paz contigo mismo?, ¿estás procurando ser tan humano como te sea posible?...

viernes, 12 de febrero de 2010

4a parte Martes con mi viejo profesor

Las cosas materiales no pueden servir de sucedáneo de la ternura, y el poder no sirve de sucedáneo de la ternura.
Ni el poder ni el dinero te darán el sentimiento que buscas.
Sólo un corazón abierto te permitirá flotar equitativamente entre todos.
Pero lo que me hace sentirme vivo es dar a los demás.
Haz las cosas que te salen del corazón.
Cuando estás en la cama, estas muerto.
Te fastidia porque te preocupas por mí.
Si no puedo ofrecerles la atención adecuado, no puede ayudarles.
Aguanta hasta la meta; lo mejor está por llegar; ¡Morrie, siempre el #1 en salud mental!.
Y el amor es lo que te hace seguir vivo, aun después de que te hayas ido.
“Maestro hasta el fin”
Creo en estar plenamente presente… estoy hablando contigo. Estoy pensando en ti.
¿Aprender a prestar atención? Ahora sé que es más importante que casi todo lo que nos enseñaron en la universidad.
Las personas no han encontrado sentido a sus vidas, por eso corren constantemente buscándolo.
¿Cuántas veces escuchaos hoy en día de verdad a una persona –sin intentar venderle algo, ni ligartelo, ni ganártelo, ni conseguir a cambio algún tiempo de reconocimiento social?
Una cosa he aprendido acerca del matrimonio. Te pone a prueba. Descubres quien eres, quién es la otra persona, y de qué manera te adaptas o no te adaptas.
Reglas para un matrimonio: respetar a la otra persona, saber transigir, hablar abiertamente de lo que pasa entre ambos, catálogo común de valores en la vida, sus valores deben ser semejantes y su fe en la importancia del matrimonio.
Las cosas grandes, como pensamos, lo que valoramos, esas debes elegirlas tú mismo.
Si nos viéramos mas semejantes, podríamos estar muy deseosos de unirnos a la gran familia humana de ese mundo…
Construye una pequeña comunidad con los que amas y con los que te aman.
¿Qué tiene de malo ser los número dos?
“No renuncies demasiado pronto pero no te aferres demasiado tiempo”.
… antes de morir, perdónate a ti mismo. A continuación, perdona a los demás…
No sólo tenemos que perdonar a los demás, Mitch. También tenemos que perdonarnos a nosotros mismos.
Lo único que me daba miedo era decir adiós.
Te diré lo que haremos. Cuando yo esté muerto tú hablarás. Y yo te escucharé.
La muerte es tan natural como la vida. Forma parte del trato que hemos establecido.
Hacer las paces con la vida.
Todo el amor que has creado sigue allí. Todos los recuerdos siguen allí. Todos los recuerdos siguen allí. Sigues viviendo en los corazones que has conmovido y que has nutrido mientras estabas aquí.
Al morir se pone fin a una vida, no a una relación personal.
¿Cómo podría encontrar la perfección en un día tan corriente? Entonces me di cuenta de que aquélla era la clave.
El amor es cuando te preocupas tanto por la situación de otra persona como por la tuya propia.
En esta vida no existe “el demasiado tarde”.
La asignatura era el sentido de la vida. Se impartía a partir de la experiencia.
El universo es demasiado armonioso, magnífico y abrumador para creer que sólo es una casualidad.
Extraño su fe en la humanidad.
“Que siga teniendo conciencia… que forma parte del universo.”
“Y espero que siga recordándole a la gente lo valioso que es el tiempo que pasamos con los demás”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada